Restaurante, meson, chiringuito, merendero, taberna, posada, tasca, cantina, cafeteria y bar

¿RESTAURANTE O CHIRINGUITO?

De todo. En este poco más de medio siglo, nos han llamado de todas estas formas y mientras los clientes sean felices, la verdad que nos da igual cómo denominen a nuestro establecimiento. Aunque casi todo el mundo lo llama «el Gali Gali»

 

RESTAURANTE.

Muchas personas asociaban ese nombre a un sitio caro y con gente estirada, hasta que algunas franquicias de hamburgueserías estilo comida rápida, comenzaron a autodenominarse restaurantes.

También muchos chiringuitos de playa como el nuestro, han comenzado a cambiar su nombre original de chiringuito o merendero por el de restaurante, y ya no permiten el acceso si vas en bañador o con los pies llenos de arena. A nosotros por contra, nos gusta atender a los bañistas. Y si ellos deciden entrar en bañador, en bikini, o descalzos, no les ponemos ningún inconveniente.

Hay incluso quienes, imaginamos que están de guasa, dicen que han ido a un restorán.

 

RESTAURANTE BOUTIQUE. Dícese del mismo restaurante del apartado anterior pero caro caro de cojones, donde hay poca gente comiendo de lo caro que es, y un camarero en la entrada que te mira fijamente, adivinando que no tienes dinero para tomarte allí ni una caña.
Suelen ser sitios a los que acudes cuando ya mayorcete, tus amigos deciden hacerte allí un homenaje.
Y están de moda. Restaurantes donde casi nunca hay clientes y que aportan un toque de mal entendida distinción.

 


 

MESÓN. Un sitio con salones y mesas grandes. Nuestro salón es enorme y casi a diario tenemos que unir varias mesas en función del número de comensales, y la verdad que nos queda un buen mesón.

Los mesones tienen la dificultad añadida de hacer todo lo posible, porque prácticamente toda la comida salga a la vez. Y la diversión garantizada cuando en uno de nuestros mesones, se celebra una despedida.

No entiendo la costumbre esa de hacer una única mesa muy pero que muy larga, pudiendo hacer dos o tres más pequeñas pero más próximas. Costumbre que yo siendo cliente, he hecho. Al igual con la querencia a elegir de entre todas las mesas para sentarse, a la única que por el motivo que sea, aún no se haya limpiado, cosa que por otra parte, entusiasma a los camareros.

 


 

MERENDERO. Antes se llamaba así a los chiringuitos. Algunas personas vienen a merendar al chiringuito, aunque creo que la excusa de la merienda tapa lo de probar un nuevo cocktail o la sangría de champán.

En algunas asociaciones profesionales de las cuales formamos parte, estamos categorizados como merendero.

Me recuerda cuando yo era crío, y mi abuelo tenía un merendero en el campo y sólo él lo llamaba merendero, pues el resto de la familia lo llamaba bien el cañizo, bien el chambao.

 


 

TABERNA. Un sitio donde sirven vinos. Con la amplia carta de vinos que tenemos, bien podríamos ser una taberna. Nos faltan eso sí, los barriles de vino con su grifo y el cubito para evitar que caiga el vino al suelo.

Como proyecto, llevamos tiempo con ganas de dedicar uno o dos días (no fin de semana) a presentar un vino por copas, y sugerir algunos maridajes.

 

BISTRO. Lo mismo pero mucho más caro por tener nombre extranjero.

 


 

POSADA. Donde además de comer, se puede dormir. Raro es el día que no se nos quedan varias personas dormidas en las tumbonas (ignoro los motivos por los que muchas personas llaman hamacas a nuestras tumbonas)

Incluso en las mesas y con los gin tonics de la sobremesa, no falta quien da alguna que otra cabezada.

 


 

CANTINA. Parecido a la taberna, pero con más bebidas y con gente que canta (en función de lo finos que se hayan puesto haciendo tiro al blanco o al tinto) Un día he de contar el número de referencias de vino que tenemos.

Y también tenemos cantantes, cuando se celebran cumpleaños o despedidas.

 


 

TASCA. Una taberna o cantina donde se bebe más de lo que se come, pero más cercana e íntima y donde se dicen tacos (no confundir con una taquería que es donde los tacos en lugar de decirlos, se comen) Creo que eso no somos porque suele haber personas de varias nacionalidades. Y de normal, no sueltan tacos. Y de soltarlos al estar en otros idiomas, lo normal es no enterarse de lo que ha dicho, salvo el manido WTF!

Aunque también hay muchas personas que vienen más a beber que a comer.

 


 

BAR. Podría ser, porque tenemos una barra pequeña pues la mayor parte está reservada para los camareros, la caja, los proveedores y la entrega de pedidos para llevar, y una distribución tras la barra muy similar a la del resto de bares. Siempre suele estar llena y si no, de llenarla ya se encarga alguno de nuestros clientes habituales que en ella hacen guardia.

BEACH BAR o BAR DE PLAYA. A partir de las cinco y media de la tarde, solemos tener llena la terraza con muchas personas tomando copas de tardeo. Ninguna o casi ninguna se baña en la playa, eso sí.

BEACH CLUB. A alguien se le ocurrió hace años poner un cartel así y décadas después aún nos llaman así, cuando nosotros normalmente no solemos andar de playeo.

GASTRO BAR. Lo mismo, pero al llevar un nombre más moderno, tienes que pagarlo todo más caro. Es obvio.

 


 

PUB. A veces parece que somos salvando la decoración, un pub de esos donde se sirven cientos de litros de cerveza a la vez.

El día de San Patricio y el Octoberfest, son buenos ejemplos.

 


 

Algunos clientes nos consideran la mejor cerveceria de Fuengirola, aunque siempre lo dicen despues de haberse tomado varias.

 

CERVECERÍA. No digo que no, porque tenemos una extensa carta de cervezas con y sin alcohol, y tenemos algunos clientes que al igual que pasa con la sidra, parece han decidido tragarse todo el género. Menos mal que el distribuidor pasa casi a diario, que si no…

 


 

CAFETERÍA. También tenemos una cafetera enorme y una larga lista de formas de preparar el café.

 


 

CASA DE COMIDAS. Algunas personas nos confiensan que en su caso al menos, comen mejor en el chiringuito que en su casa. Inconvenientes de o bien no saber hacer de comer, o de preparar siempre lo mismo.

Yo reconozco que en el chiringuito, como mucho más variado que en mi casa.

 


 

HAMBURGUESERÍA. También las tenemos en la carta tanto la de ternera como la de pollo, y normalmente quien las prueba, repite. Totalmente personalizadas si así lo deseas.

Yo le suelo añadir un huevo frito dentro del pan. Lo malo es que al morder me lleno de yema, pero ¿y lo que la disfruto?

 


 

PERRITERÍA. Esto casi sí, sobre todo en la semana o dos semanas en que hacemos el oktoberfest, y también por la frikandela, que lleva ya un montón de años en nuestra carta.

Y sí, también la pido con huevo frito dentro del pan.

 


 

BOCATERÍA. No solemos hacerlo en las horas centrales del día, pero de merendola sí que hemos preparado algunos. Mención especial a los bocadillos de atún con tomate, lechuga y mayonesa, con mucho atún, mucho tomate, mucha lechuga y mucha mayonesa.

 


 

TAPERÍA. No, aunque a veces hacemos rondas de tapas, con los platos que estamos a punto de meter en la carta. Nos gusta conocer la opinión previa tanto de empleados como de clientes.

 


 

COMIDA RÁPIDA. Eso sí que no. La comida tiene su tiempo de preparación. Hay excepciones como por ejemplo el gazpacho que siempre solemos hacer tandas de litro y medio o dos litros por ejemplo, para meterlo rápido en el frigorífico y así poderlo servir siempre frío.

Y si no lo habéis probado, ya estáis tardando. ¡Está de vicio!

 


 

SIDRERÍA. Tenemos varias referencias también de sidra, tanto de grifo como de botella y de lata, y hay algunas personas que por lo visto han decido acabar con todas ellas, bebiéndoselas.

En las sidrerías por contra, echan aposta al suelo los restos de sidra de los vasos. ¡Están locos estos sidreros, mira que tirar la sidra en vez de beberla!

 


 

MARISQUERÍA. De Padrón, porque a veces tenemos e outras non. Las conchas finas por poner un ejemplo, nos duran un rato a pesar de traerlas a diario.

 


 

PIZZERÍA. Antes las teníamos en el menú infantil y además de los niños, nos las comíamos los empleados. Ahora no las tenemos, aunque estamos pensando en reincorporarlas, al igual que lo mismo hacemos una semana al año como promocion de la comida italiana.

TRATTORIA o RESTAURANTE DE PASTA. No, aunque tenemos algunas especialidades como los espaguetis tanto a la boloñesa como con gambas al pil pil.

 


 

WOK. No, si bien tenemos algunos platos como los poke bowl o los noodles, pero no es nuestra especialidad.

 


 

CHINO o JAPONÉS. Casi lo mismo que para el wok.

 


 

ARROCERÍA o PAELLERÍA. Tampoco es algo que hagamos en exclusiva. Tenemos eso sí, arroz en los poke bowl, en los noodles, en las paellas y cuanto hacemos el arroz con leche.

 


 

PULPERÍA. De pulpo ahora sólo tenemos la pata de pulpo a la plancha. Riquísima, por cierto.

 


 

ASADOR ARGENTÍNO. Algunas veces hemos tenido semana temática de carne argentína, sobre todo vacío (falda de ternera) y nos hemos puesto hasta arriba, nos hemos llenado de vacío, que diría un conocido presentador del telediario.

 


 

COMIDA ÁRABE o COMIDA MARROQUÍ. Podría ser, porque a veces una de nuestras cocineras gusta de preparar algunos platos típico de esa zona, como la última pastela de pollo que nos hizo:

 

Pastela de pollo que se prepara exclusivamente por encargo en nuestro restaurante de Fuengirola.

 


 

Recordamos que la pastela de pollo y la pastela de marisco, no están en nuestra carta y se prepara exclusivamente por encargo.

 


 

FREIDURÍA. Podría ser, porque es algo que nos piden mucho.

 


 

BUFFET LIBRE. A veces, en comidas de empresa hemos puesto uno tanto de bebida como de comida. Asistido eso sí, porque por raro que parezca, hay muchísimas personas que no saben abrir una botella de vino y no hablemos ya de echarse la cerveza del grifo.

 


 

TETERÍA o SALÓN DE TÉ. Hay algunas personas para las cuales somos eso, porque vienen exclusivamente a tomar un té.

 


 

HELADERÍA. Y también hay quienes aprovechan cuando están de paseo y paran a tomarse un helado.

 


 

Aunque lo que de verdad nos gustaría, es volver a tener como al principio, todo de madera y cañas. Con platos y vasos duralex, que los había en colores verde, blanco y marrón o naranja según el año de fabricación.

Con una bacaladera y papel carbón para quienes prefieran pagar con tarjeta.

Con un botijo y un radio cassete, una máquina de chicles de las de a peseta, jarrillos de lata, botas de vino y porrones…

¡Pero estos recuerdos se perderán como lágrimas en la lluvia!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *